REALIDAD

Vamos al mundial sub 20  de Nueva Zelanda porque clasificamos en el sudamericano realizado en nuestro país, y también logramos la clasificación a los Juegos Panamericanos de Toronto en 2015, gracias al 3er. lugar que ocupamos en el evento que nos encontró como locales, en este sudamericano. Contrastando con la conquista locataria de 1979.

                                      

Con el antecedente de haber sido campeones en los torneos realizados, en la categoría, en los años 1954, 1958, 1964, 1975, 1977, 1979 y 1981.

Como todos sabemos desde esa fecha ultima no se logró ganar el máximo Torneo Sub 20 de selecciones, a pesar de nuestras participaciones.

Se ha buscado por diferentes vías de opiniones el porqué desde hace 34 años no logramos el cetro máximo en la categoría.

A pesar de la hegemonía alcanzada desde el inicio (1954); no se logró alcanzar el dominio que se logró y que culminó abruptamente al principio de la década de 1980.

Ese “vacío” de títulos de más de 3 décadas, fue recogido en opiniones de algunos entrenadores  de esas selecciones que no lograron el ansiado título; en el diario el El País del sábado 7 de febrero de 2015.

Los argumentos de dichos profesionales son casi coincidentes en cuanto al poco tiempo de preparación, de amistosos (incluso casi todos coinciden que fueron al evento con un partido amistoso), hasta de indumentaria, extendiendo lo  expuesto también al sistema de competencia interna comparada con la internacional, y a su “sufrimiento” profesional ante las diferentes carencias con las que convivieron. Donde antes del 80 casi todos competíamos en igualdad de condiciones en cuanto a organización. Luego otros avanzaron y nosotros seguimos “mirando los títulos”, cosa que todo  cambió de un tiempo a esta parte.

Hoy hay  apoyo hacia las selecciones juveniles todas, en un hecho irrefutable, garantizando mejor preparación y proyección. Pero la garantía del resultado deportivo pasa por otros ítems, como por ejemplo que el rival juega y quizás pueda ser superior a pesar de la organización.

El tener un “fracaso” de Título llevaba al cambio inmediato de entrenador, donde sobre sus  hombros estaba depositado todo el andamiaje deportivo y organizativo,  sin siquiera estarlo. Hoy el andamiaje deportivo está depositado sobre un entrenador principal.

En cuanto a la  gente; siempre apoyó. Recuerdo el lleno total de nuestro Estadio Centenario de 1979 en el sudamericano llamado “Juvenil de Plata”, también con otras connotaciones sociales por los años vividos por todo nuestro pueblo, que lo exteriorizó en un acontecimiento memorable cantando solo el “tiranos temblad” de nuestro himno patrio, antes del partido final con Paraguay que nos consagrara Campeones.

Pero era otro público.

En cuanto a entradas; las tribunas que se agotaban primero eran la Amsterdam y Colombes. En esta final de sub 20 con Argentina se agotaron América y Olímpica, primero.

Como reflejo de esto anterior,  el aliento era diferente con la gente de los clubes uruguayos todos mezclados. Hoy no hay cantos de aliento, solo aparece el “soy celeste” ya que no hay cantos organizados, pero si aplausos y exteriorizaciones de apoyo. Y cuando “la celeste” pasa penurias, en un partido,  se siente “la ansiedad” desde las tribunas que quizás “vuelan” hasta el rectángulo verde y no un aliento permanente, reflejado en canto generalizado, como pasa con los clubes.

El no alcanzar el éxito del Título se vio reflejado en la premiación donde la Amsterdan y Colombes quedaron vacías enseguida  y poco público en América, para premiar  el esfuerzo  de los jóvenes, que no lograron lo máximo pero lograron otras metas. Es decir que no alcanzar el Título, dolió, sin poner en la balanza el Mundial y Panamericano.

Muchos  manteniendo algo que otros  no quieren entender; “Ganar no es importante; es lo ÚNICO”.

Por otro lado, es la 5ª. vez consecutiva que clasificamos a un mundial, cosa que no era costumbre.

Si lo miramos desde la historia, lo del sábado, es lo mismo que lo del “vacío” de títulos. Si la óptica es nuestra participación internacional, es de una regularidad en copas del mundo, positiva.

Muchas veces hemos salidos segundos o terceros; pero esas estrellas no están en nuestra camiseta, en una clara alusión que cuando queremos  decir, “somos campeones” lo reflejamos. Pero estar en un mundial nos hace ser parte importante del fútbol internacional.

Eso no quita que se debe ser  campeones, como meta u objetivo principal.

El resultado de este sudamericano  es el mismo que en las otras oportunidades EN CUANTO AL TITULO y el sueño Olímpico. No lo ganamos a uno y no vamos al otro. Pero por eso no dejaremos de buscarlo.

De locales se nos fue el título, siempre hay una primera vez, y Argentina ganó en nuestro suelo un TÍTULO.

Esa es la realidad, no le quito ni le doy.

                                                               Ariel LONGO DT

Tribuna Colombes s/n Estadio Centenario

Lunes de 15 a 21 hrs. | Martes de 15 a 19 hrs. | Miércoles de 13 a 19 hrs. 

Jueves de 15 a 19 hrs. | Viernes de 13 a 19 hrs.

Tel. (+598) 2480 8098

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.