Pésima memoria y triste reconocimiento

Pésima memoria y triste reconocimiento

 Entr.Ariel Longo

             Entrenador Ariel Longo.

Recordar a los grandes de nuestro fútbol es una obligación moral.

Los que nos dieron gloria, merecen estar en la memoria de las nuevas generaciones.

 

Mucho se disfrutó cuando ellos pusieron junto a futbolistas o como entrenadores; en podios de oro del mundo e hicieron que el nombre de nuestro país apareciera en las marquesinas más fulgurantes.

Incluidos de muchos que salieron en fotos con ellos, de traje……..con la copa al lado, por supuesto.

Partimos de la base que el futbolista es la máxima figura de este deporte.

Pero ellos también fueron futbolistas, que también trajeron gloria al país y sus clubes.

Fueron jugadores siempre……………..y  también siguieron siendo jugadores más viejos……………que se transformaron en entrenadores, y desde detrás de la línea de cal también trajeron glorias.

Récords difíciles de igualar, campeones de América y del mundo como jugadores y como entrenadores.

Fueron mundialistas, defendieron al país.

Contar la historia de ellos, sería muy extenso. Además que en el mundo extranjero la han contado con todos los detalles, porque afuera también dieron gloria adonde estuvieran. Son recordados y en el momento de partir tuvieron dignos reconocimientos por lo que hicieron para Uruguay y el legado que dejaron en esos países.

Ahora hagamos una comparación y para que los nuestros no estén en la misma, relatemos………cuando falleció el portugués Eusebio (Eusebio da Silva Ferreira), el minuto de silencio fue general en todos los partidos.

¿Habrá sido necesario que su club el Benfica elevara una carta con el petitorio de ese minuto de reconocimiento? ¿O que las autoridades del gobierno del fútbol portugués al cual también defendió, lo pidieran por escrito?

¿O por ser lo que fue y aportó a su fútbol, la petición del minuto salió de oficio?

Si hay en nuestro fútbol leyes que requieran de misivas solicitantes, ¿no será momento de cambiarlas?

Porque como es justo, a todos absolutamente todos los que estamos en nuestro fútbol por respeto y cortesía se debe hacer ese minuto cuando una figura desaparece, no importando desde que ángulo lo hizo, sea dirigente, periodista, utilero, masajista, doctor, o el rubro que sea y que su figura haya aportado al fútbol; es de rigor reconocerlo.

Algunos futbolistas no han tenido la fortuna de que la memoria no esté a la hora de ese minuto, y debe ser porque no hubo carta.

Tres emblemas de nuestro fútbol, de clubes y que defendieron la camiseta celeste, que fueron mundialistas, que trajeron glorias, han sido ignorados.

No necesitaban  cartas.

El solo saber que Luis Cubilla, Juan Martin Mugica y Luis Garisto fallecieron y pasaron desapercibidos en el reconocimiento de nuestro fútbol y de las nuevas generaciones, en ese minuto, indigna, porque no necesitaban cartas para que Uruguay supiera quienes fueron.

Jugaron en equipos de Uruguay, jugaron en la selección, se jugaron partidos donde esos clubes participaron, por más que el club (algunos) lo hicieron ese minuto, no fue general de nuestro fútbol.

El mundo los recordó, con imágenes emocionantes, con escritos tocantes, y con minutos en campos de juego.

La indiferencia ya la escribió Enrique Santos Discépolo, en 1929,  en el tango “Yira Yira” cuando sentenció en muchas frases, pero rescato dos para esta situación…….

”La indiferencia del mundo que sordo y es mudo, recién sentirás”………..y la agudiza cuando escribe sobre esa indiferencia que hiere…….

”Cuando manyes que a tu lado se prueban la ropa que vas a dejar”,

Qué tristeza que indigna.

Tribuna Colombes s/n Estadio Centenario

Lunes de 15 a 21 hrs. | Martes de 15 a 19 hrs. | Miércoles de 13 a 19 hrs. 

Jueves de 15 a 19 hrs. | Viernes de 13 a 19 hrs.

Tel. (+598) 2480 8098

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.